Tarjetas de chip: qué son y por qué ofrecen pagos seguros

September 19, 2022

Primero fue el dinero en efectivo. Luego, las tarjetas de débito y crédito con tarjeta magnética entraron en escena y revolucionaron la forma de pagar. Ahora, las tarjetas actualizadas con chips EMV están ayudando a cambiar el sector de los pagos. 

Las tarjetas con chip o tarjetas EMV se convirtieron en las favoritas cuando los usuarios de las tarjetas tradicionales de banda magnética empezaron a tener serios problemas de seguridad. Mientras que las tarjetas de banda magnética llevan todos los detalles del cliente como datos estáticos en la banda magnética, los cuales pueden ser fácilmente robados y clonados, las tarjetas EMV contienen un chip que crea un código único para cada transacción, uno que no puede ser clonado y que queda inutilizado una vez completada la transacción. 

En este sentido, vamos a adentrarnos en el mundo de las tarjetas con chip o tarjetas EMV y en cómo han cambiado nuestra forma de pagar. 

¿Qué es el EMV?

EMV es un estándar de pago que significa "Europay, Mastercard y VISA", las tres empresas que están detrás de su creación. 

Las tarjetas EMV vienen con un chip incrustado en la tarjeta que interactúa con el terminal de pago de los comerciantes, y comprueba si la tarjeta es válida. Estas tarjetas añaden múltiples capas de seguridad para evitar el fraude y son prácticamente imposibles de duplicar. 

Se trata de una gran mejora con respecto a las tarjetas de banda magnética, en las que todos los datos (incluida la información de la cuenta bancaria) se almacenan en la banda, lo que facilita a los hackers la obtención de los datos y su clonación en una nueva tarjeta.

EMV vs NFC

NFC significa "near field communication" (comunicación de campo cercano). Las tarjetas NFC están equipadas con tecnología RFID que permite pagar sin contacto, lo que significa que basta con tocar la tarjeta o acercarla a la terminal de punto de venta para que se procese el pago. Ya hablamos anteriormente sobre los pagos contactless o sin contacto, y cómo funcionan.

En lugar de (o además de) una etiqueta NFC, las tarjetas EMV están equipadas con chips: es necesario introducir la tarjeta en el lector para realizar un pago.

Tipos de tarjetas con chip

Actualmente, las empresas de procesamiento de pagos emiten dos tipos de tarjetas EMV: 

  • con chip y firma
  • con chip y PIN

Tarjetas con chip y firma

Como su nombre lo indica, en las tarjetas con chip y firma se verifica la identidad con una firma. Después de pasar la tarjeta por la terminal de punto de venta que lee el chip, el comerciante le pedirá al cliente que firme con su nombre para verificar la transacción. 

Las tarjetas con chip y firma son menos seguras porque un estafador podría robar la tarjeta y replicar la firma para realizar compras injustificadas.

Tarjetas con chip y PIN

Las tarjetas con chip y PIN son más seguras tanto para los comercios como para los consumidores. Después de pasar la tarjeta por la terminal de punto de venta, se le pide al cliente que introduzca un número de identificación personal (PIN) que sólo él conoce, para autenticar la transacción. Una tarjeta con chip y PIN es más segura porque incluso si un hacker roba la tarjeta, no puede realizar pagos a menos que también conozca el PIN. 

¿Cómo funcionan las tarjetas EMV?

Todas las tarjetas EMV llevan incorporado un chip que funciona como un miniordenador. Aunque sólo se tarda unos segundos en completar una transacción, suceden muchas cosas:

  1. En primer lugar, se introduce la tarjeta en la terminal punto de venta que acepta tarjetas con chip. 
  2. La tarjeta crea un código de transacción que puede utilizarse una sola vez. Con este código, la terminal (y la empresa emisora del pago) autentifica la tarjeta y procesa la transacción. 
  3. En algunos casos, que puede estar definido por el monto mínimo de la transacción, se le puede pedir al cliente que introduzca un código PIN para mayor seguridad. 

Ventajas de las tarjetas EMV

Tanto los consumidores como los comercios se benefician del uso de las tarjetas EMV: el consumidor se protege contra las transacciones fraudulentas y el comercio se asegura de que la información de la tarjeta de débito/crédito de su cliente está protegida en todo momento. 

1. Mayor seguridad que las tarjetas de banda magnética

Las bandas magnéticas de las tarjetas de débito/crédito almacenan datos estáticos, lo que significa que la información del cliente nunca cambia. Esto es un problema cuando se roba una tarjeta: el estafador puede clonar la tarjeta y utilizarla para realizar compras fraudulentas una y otra vez. 

Las tarjetas EMV contienen un microchip que crea un código de transacción único cada vez que se inicia un nuevo pago. Por tanto, aunque se robe el código de la transacción, no se puede replicar la tarjeta, ya que el código sólo es válido para una única transacción. Esto hace que las tarjetas EMV sean mucho más seguras que las de banda magnética. 

2. Las tarjetas con chip son las más utilizadas por los clientes

Las tarjetas EMV con chip son muy populares entre los clientes: casi el 90% de todas las transacciones con tarjeta en 2021 se realizaron con tarjetas EMV. 

Aunque las nuevas formas de pago, como las tarjetas "tap to pay" o “tocar y pagar” están ganando adeptos, las tarjetas chip están aquí para quedarse, ya que los consumidores están acostumbrados a esta forma de pago. 

La otra gran ventaja que tienen las tarjetas con chip es que se pueden tener puntos de pago sin personal en la tienda, ya que el cliente puede completar fácilmente la transacción sin la intervención del comerciante, como ya se puede ver en algunos supermercados y tiendas de autoservicio.

Desventajas de las tarjetas con chip

A pesar de las ventajas de las tarjetas con chip, la realidad es que también tienen ciertas limitantes.

1. Las tarjetas con chip también tienen vulnerabilidades

Las tarjetas con chip siguen siendo propensas a las vulnerabilidades. Por ejemplo, las tarjetas EMV no pueden proteger contra el fraude de tarjeta no presente. Una transacción con tarjeta no presente se produce cuando se paga a distancia sin entrar en contacto con una terminal de punto de venta

Esto puede generar oportunidades que los hackers pueden aprovechar. Todo lo que necesitan son algunos datos de la tarjeta, como el número de la misma, la fecha de caducidad, el código CVV y el tipo de tarjeta. Una vez que tienen esos datos, pueden comprar cosas en Internet. 

Las tarjetas con chip también utilizan una fuerte encriptación del sistema de punto de venta del comerciante. Cada tarjeta crea un código de transacción único cada vez que se realiza un pago. Este código es decodificado y autentificado por la terminal punto de venta para procesar la transacción. Si la seguridad de la terminal punto de venta es débil, un hacker podría robar la información decodificada y cometer compras no autorizadas. Para evitar esto, te recomendamos siempre revisar los estándares de seguridad que tenga la terminal punto de venta que elijas.

2. Los chips son lentos

Procesar un pago con tarjeta de chip es lento por naturaleza: hay que introducir la tarjeta en el lector, esperar a que pida un PIN, introducir dicho PIN y, finalmente, la transacción se completa. Todo este proceso es lento y supone una pérdida de tiempo innecesaria tanto para el comerciante como para el consumidor.

Además, no es sin contacto. Después del COVID, muchos consumidores son más conscientes de tocar las superficies y prefieren evitar el contacto físico innecesario si es posible, esto es, evitando introducir el código PIN en la terminal de la tienda. 

Esto está llevando a una preferencia por los pagos sin contacto para realizar los pagos. Son más rápidos y cómodos tanto para el comerciante como para el cliente.

Acepta pagos con tarjeta de chip y sin contacto en tu tienda (si aún no lo haces)

Tras el brote de COVID-19 a nivel mundial, una acelerada adopción de tecnologías digitales ha surgido en diversos sectores de la economía y los sistemas de pagos no son la excepción. En México, mientras que en 2021 había un total de más de 50 millones de usuarios de pagos digitales en el país, se estima que para 2025 dicha cifra alcanzará los 78 millones. Así que, si aún no has empezado a aceptar tarjetas en tu negocio, ya es hora de que lo hagas.

Artículos relacionados

Emprendimiento y Negocios

Ventajas y desventajas de las diferentes formas de pago

September 28, 2022
Leer artículo
Emprendimiento y Negocios

Supply Chain Management: Qué es la cadena de suministro y cómo afecta tu negocio

September 16, 2022
Leer artículo
Emprendimiento y Negocios

¿Qué es un número SKU y por qué usarlos en tu negocio?

September 12, 2022
Leer artículo