Crédito para negocios: todo lo que debes saber

July 12, 2022

Toda empresa en algún punto transita por momentos en los que necesita dinero extra. Estos recursos adicionales se pueden necesitar en diferentes etapas: una inversión para comenzar, liquidez para invertir en mejoras y escalar el negocio, abrir nuevas sedes, y mucho más. 

Por esto, si tienes un negocio, en algún punto probablemente hayas considerado pedir un crédito a un banco o hayas tomado un préstamo. Sin embargo, existen muchos factores a tener en cuenta para que éste sea un recurso beneficioso, y que no termine generando más problemas. 

En este artículo, revisaremos algunas de las consideraciones más importantes que deberás tener a la hora de pedir un crédito, ya sea para que te ayude a conseguirlo o para que puedas hacerlo rentable. 

¿Qué necesitas revisar antes de acercarte al banco?

Antes de hacer la solicitud de crédito, es fundamental que evalúes el estado de tu negocio desde varios puntos de vista. La institución financiera te pedirá que presentes varios documentos y pruebas de que el negocio funciona correctamente. Por ejemplo, pedirá los resultados anuales, el estado contable y tributario, la situación del mercado, las proyecciones de crecimiento y más.

Esto es porque si tu negocio está en situación de sobreendeudamiento o en pérdida, es más difícil que el banco se arriesgue a prestarte dinero. Además, te ayudará a entender si efectivamente puedes pedir el crédito. No deberías endeudarte si los flujos de tu negocio no alcanzan para pagar las cuotas del préstamo.

Por otro lado, te servirá para calcular cómo el crédito afectará la operación de tu negocio. Al tener que pagar las cuotas del mismo, probablemente debas ajustar procesos. 

¿Qué considerar si no es tu primera vez pidiendo un crédito?

El banco también revisará tu historial crediticio para determinar si vale la pena otorgarte el préstamo. Si previamente has pagado dentro de los plazos estipulados a otro banco, entonces tus chances de recibir un nuevo crédito aumentan. De igual manera, si es tu primera vez pidiendo un préstamo, es mala idea ser irresponsable con los plazos. Difícilmente lograrás conseguir otro crédito en el futuro.

Si tienes un crédito todavía vigente, evalúa cuál es el estado del mismo. Puede ser que estés buscando otro crédito porque no te alcanzó el primero que recibiste. El banco también revisará este punto dentro de tu historial crediticio, y te solicitará nuevas garantías. Asegúrate de poder cumplir con ellas.

 

¿Cuál será el destino de los fondos?

Planear de manera detallada en qué utilizarás los fondos es un paso que no puedes saltarte. Deberás explicarle al banco cómo justificas tu presupuesto, y cuál es la fuente de ingresos que te permitirá pagar el crédito. 

De igual manera, recomendamos que analices cómo es la situación del mercado para saber si vale la pena incurrir en el compromiso. ¿Estás aprovechando al máximo todos los bienes que tienes? ¿Es el crédito el último recurso al que acudes? ¿Cuál ha sido el retorno de las inversiones que hiciste previamente?

Saber para qué utilizas el dinero es importante también para entender cuál alternativa de crédito calza mejor con tu negocio.

Tipos de crédito para tu negocio

Varios factores determinarán qué tipo de crédito eliges. Por ejemplo, los créditos para comprar insumos o pagar salarios normalmente deberías poder costearlos con los ingresos en ventas netas. Los créditos con garantía hipotecaria tienen una tasa menor, lo que significa que podrías pre-pagar las cuotas si tus flujos te lo permiten. 

En todo caso, si tu negocio es una mediana, pequeña o microempresa, lo más inteligente es pedir créditos simples. Un tipo de crédito interesante es aquel que te permite recibir tus ventas futuras por adelantado. Puedes incluso conseguir este tipo de financiamiento de manera online, y devolverlo a medida que vayan ingresando los fondos a tu cuenta. 

Como mencionamos anteriormente, las tasas de interés también serán un factor que te ayudará a elegir un tipo de crédito. Con la tasa de interés podrás calcular cuánto será en total el monto que tienes que devolver. De todas formas, que la tasa esté baja tampoco implica que sea un buen contexto económico para pedir financiamiento. 

 

Escoge correctamente a tu proveedor de pagos con tarjeta

Si estás solicitando un crédito porque no tienes suficiente flujo de efectivo diario, lo ideal es que consideres cómo obtienes tu dinero corriente y quiénes son tus proveedores. Por ejemplo, con Billpocket puedes aceptar pagos con tarjeta de crédito y disponer de tu dinero al día siguiente de la compra, incluso en fines de semana y días festivos si tienes la tarjeta Billpocket, y al día siguiente hábil directamente en tu cuenta bancaria o tarjeta de débito. 

Pedir un crédito puede parecer intimidante, ya que constituye un compromiso importante. Pero para llevar a tu negocio al siguiente nivel, en algún momento deberás considerarlo. Puede ayudarte a conseguir tus metas y objetivos, pero recuerda hacerlo de manera responsable. 

Artículos relacionados

Finanzas

6 formas de aumentar el margen de ganancias en tu negocio

September 26, 2022
Leer artículo
Finanzas

5 Formas de pago para modernizar tu negocio

September 13, 2022
Leer artículo
Finanzas

Estrategia de precios: Cómo fijar los precios de productos para vender al por mayor y por menor

September 9, 2022
Leer artículo