Tarjeta de débito o crédito, ¿cuál me conviene más?

June 16, 2022

Las tarjetas de débito y crédito, aún con sus diferencias, permiten mediante el dinero electrónico administrar de mejor forma tus finanzas. Al utilizar solamente efectivo, puede ser fácil perder de vista en qué se gastó el dinero, cuánto nos queda, y cuanto recibimos. 

Al tener una cuenta de banco, y por consecuencia una tarjeta de débito o crédito, podremos fácilmente acceder a un registro de todas las transacciones, a una manera más segura de comprar, a recibir intereses por ahorrar, y demás.

Sin embargo, no hay que pasar por alto las fundamentales diferencias entre ambas, ya que sus funciones se adaptan a distintos tipos de necesidades. En resumen, las tarjetas de crédito te permiten pagar más tarde, y con las de débito se paga al momento de la compra. Para revisar cuántos fondos tienes para utilizar, la mayoría de los bancos que te ofrezcan una tarjeta también tienen aplicaciones para teléfonos móviles o sitios web donde puedes ingresar a tu cuenta y chequear este número.

En este artículo, definiremos en detalle qué son y como funcionan estas tarjetas, y cuáles son los beneficios y riesgos de ambas, para así ayudarte a decidir cuál te conviene más. 

Tarjetas de débito

La tarjeta de débito representa una conexión física que tienes con tu cuenta de banco, en donde se encuentra tu dinero electrónico. Cada vez que vayas a un cajero o que realices una compra con tu tarjeta de débito podrás instantáneamente acceder a este dinero.  Cuando compras en una tienda online o física y utilizas esta tarjeta, el dinero sale automáticamente de tu cuenta de banco. Y si no tienes dinero en tu cuenta, no podrás realizar el pago, porque éste depende totalmente de cuántos fondos tengas. 

Pros y contras de las tarjetas de débito

Existen muchos beneficios que una tarjeta de débito puede proporcionar:

  • Suele ser muy fácil obtenerla: la mayoría de las instituciones financieras te permiten abrir una cuenta de banco y obtener una tarjeta de débito sin problemas. 
  • En general, lo único que piden es tu identificación personal y un comprobante de tu domicilio. Y si abres una cuenta en un banco digital, podrás hacer todo el trámite desde tu casa, sin necesidad de acercarse a un banco.
  • Con el simple paso de abrir una cuenta de banco y pagar con esta tarjeta, ya estarás creando un historial bancario a tu nombre, lo cual es fundamental si en alguna ocasión precisas pedir un crédito.
  • Si tu objetivo es depositar o recibir tu sueldo en esta cuenta de banco y ahorrar, es probable que tu banco te otorgue comisiones por esto.
  • Tendrás un mayor control del gasto que con una tarjeta de crédito. Todo lo que gastes estará reflejado en el resumen de tu cuenta, y no podrás contraer deuda: si tu cuenta no tiene fondos, el pago se anulará. 
  • En general, obtener una tarjeta de débito es gratis: no se te cobrarán cargos por emisión, por mantenimiento o por renovación. 

Por ejemplo, la tarjeta de débito de Billpocket no sólo es gratis, sino que tampoco implica el pago de comisiones, anualidades, no requiere saldo mínimo y puedes tramitarla desde la comodidad de tu hogar, adonde se enviará sin costo de envío.

Por otro lado, no está de más revisar cuáles son los riesgos asociados de este tipo de tarjetas:

  • No todas son aceptadas para pagos internacionales.
  • Si tienes una cuenta de ahorro y utilizas una tarjeta de débito, eres más susceptible a que, en el caso de que te roben tus datos, pierdas el dinero que te roben. Sería lo equivalente a un robo de efectivo en el sentido de que difícilmente tu banco tome responsabilidad por lo sucedido. Las medidas de seguridad que los bancos toman, aunque a veces fallan, están diseñadas para evitar este tipo de situaciones, por lo que probablemente crean que eres tú quien realizó las transacciones.
  • Si realizas pagos con tarjetas de crédito, el banco se preocupará si hay un robo de dinero, ya que es esta institución la que puso el dinero para realizar las compras.
  • En relación a lo anterior, tienen una baja protección frente al fraude. Algunas no tienen seguros de compra y robo.

Tarjetas de crédito

Al igual que la tarjeta de débito, las de crédito nos permiten realizar pagos sin necesidad de utilizar efectivo. Sin embargo, la gran diferencia es que nos ofrece la posibilidad de hacer una compra a futuro, es decir, comprarlo pero posponer dicho pago. 

La manera en que funciona es que el banco te presta el dinero en el momento, por eso se llama crédito. Y tú te comprometes a tener suficientes fondos en tu cuenta al mes siguiente, para que el banco pueda cobrarse este gasto y así tu puedes devolver el dinero prestado. Algunas de las franquicias de tarjetas de crédito más utilizadas son Visa, Mastercard y American Express.

Pros y contras de las tarjetas de crédito

Existen varias razones por las cuales resulta beneficioso utilizar tarjetas de crédito:

  • Suelen aceptar este tipo de tarjetas en cualquier lugar del mundo, y es así que puedes viajar y pagar todo con tarjeta sin necesidad de cambiar efectivo por la moneda local.
  • Muchas veces incluyen diferentes tipos de seguros. Por ejemplo, algunos ofrecen seguros de viaje, o seguros en caso de robo o de pérdida.
  • Podrás pagar en cuotas: esto quiere decir que, si necesitas hacer un gasto grande, podrás dividirlo en varios pagos a lo largo de los próximos meses, para que el impacto en tu bolsillo sea menor.

Sin embargo, estos son algunos de los inconvenientes que pueden surgir a raíz de su uso:

  • Es fácil perder cuenta de cuánto gastas, y comprar cosas que en realidad no puedes pagar. Deberás tener cuidado con gastar por encima de tus posibilidades.
  • Si no eres capaz de pagar la deuda a fin de mes, el banco te cobrará intereses y tu deuda será mayor. Y con cada mes que pase que no pagues, el problema sólo empeorará.
  • Tener una tarjeta de crédito también implica más gastos. Existen cuotas de emisión, de renovación, comisiones para sacar efectivo de los cajeros, y por traspasar fondos.

En cualquier caso, y más allá de si elijas utilizar una sola o las dos, siempre en última instancia va a ser la responsabilidad del usuario conocer cuánto dinero tiene en su cuenta para gastarlo de forma correcta. 

Puede ser tentador sobrepasarse cuando pagar se vuelve un proceso tan abstracto al usar una tarjeta. Pero es recomendable siempre gastar dentro de tu presupuesto y regularmente consultar el registro de tu cuenta de banco para ver en dónde estás posicionado. Sin embargo, la conclusión más importante que deberías llevarte es que siempre va a ser más riesgoso y menos beneficioso utilizar solamente efectivo para tus compras del día a día.

Artículos relacionados

Finanzas

¿Cómo proteger y respaldar las ventas de tu negocio?

June 24, 2022
Leer artículo
Finanzas

Acepta pagos con tarjetas American Express: todo lo que debes saber

June 14, 2022
Leer artículo
Finanzas

5 beneficios de pagar con tarjeta

April 27, 2022
Leer artículo